Vigésimo ACC Americano

VIGÉSIMO ACC AMERICANO
The First Postulate

Después de anunciar el hecho del clearing en el Congreso de Clearing, L. Ronald Hubbard dedicó el Vigésimo ACC Americano a expresar de nuevo y en forma exhaustiva los fundamentos. Les dijo a los estudiantes: “En cada avance de Dianética o Scientology hemos pasado de ser capaces de ayudar a unos cuantos a ser capaces de ayudar a muchos”, el señor Hubbard enseñó cómo llevar a Clear a muchas personas. Esto empezó con la tecnología para motivar la participación del preclear; es decir, la condición de estar en-sesión. Como las originaciones mal manejadas eran la mayor causa de que los preclears se salieran de sesión, explicó en detalle como asegurarse de que permanezcan en sesión. Y eso no fue todo, pues aquí tenemos gran cantidad de material nuevo: una explicación de cómo auditar la Roca, un incidente que está en el centro de la mente reactiva, una descripción del Átomo, un engrama que precede a Los Factores, y la presentación de descubrimientos cruciales sobre fenómenos del E-Metro. Al entrenar a los auditores hasta que supieran los datos a la perfección, L. Ronald Hubbard hizo del Vigésimo ACC el estándar para el entrenamiento de auditores profesionales. Mientras que en lo referente a la meta de llevar muchas personas a Clear, la expansión de Scientology tuvo un enorme incremento, mientras Ronald se embarcaba rumbo a Inglaterra para anunciar el siguiente avance hacia el clearing de amplias dimensiones; un avance que se remontó a los primeros días de Dianética.

Leer Más

comprar
$375
Cantidad
Idioma
Envío Gratuito Actualmente elegible para envío gratuito.
En Existencia
Envíos dentro de 24 horas
Formato:
Disco Compacto
Conferencias:
35

MÁS SOBRE VIGÉSIMO ACC AMERICANO

Ahora podemos decir que unos cuantos cientos, sin duda unos cuantos miles de Clears están a la vista. Un centenar de miles de ellos podrían cambiar la civilización de la Tierra.

Estamos en nuestro camino.– L. Ronald Hubbard

Con la terminación del Décimo Noveno Curso Clínico Avanzado, L. Ronald Hubbard había logrado una meta fijada incluso antes de la publicación de Dianética: La Ciencia Moderna de la Salud Mental.Porque si bien los auditores siempre habían sido capaces de producir resultados milagrosos en los preclears, él ahora había refinado la tecnología de tal manera que cualquier auditor bien entrenado podía hacer un Clear de manera sistemática. Si ya se ha remarcado este punto, vale la pena repetirlo: ya desde 1947 el señor Hubbard siempre había sido capaz de hacer Clears. Por eso, incluso desde el día en que Dianética salió en las librerías y se encumbró en las listas de éxitos editoriales, su objetivo principal había sido desarrollar procesos que otros (auditores a lo largo y ancho del mundo) pudieran aplicar, a cualquier preclear, para conseguir ese mismo resultado: Clear.

Y ahora, en 1958, los años de avance sin pausa y a menudo dramático habían culminado en la meta tan buscada, sonoramente lograda con la consecución de los 15 Clears en auditación de estudiante dada en un curso donde toda la supervisión había recaído en Instructores que no eran el señor Hubbard: el Décimo Noveno ACC.

El momento era histórico y el triunfo se celebró en el Congreso de Clearing donde, en una serie de conferencias verdaderamente trascendentales, L. Ronald Hubbard anunció a los eufóricos scientologists que el clearing a gran escala era ahora una realidad. Hoy en día, esas conferencias siguen siendo el único Congreso filmado y por ello el único en que uno puede no sólo oír sino también ver el anuncio del hecho del clearing.

Como el clearing ahora era un hecho consumado, el señor Hubbard dedicó el Vigésimo Curso Clínico Avanzado Americano, en Washington, D. C., a una reformulación comprensiva de los mismísimos principios de la auditación desde la perspectiva de todo cuanto se había aprendido en aquellos intensos años de investigación y descubrimiento. En otras palabras, no sólo qué proceso recorrer y por qué, sino algo todavía más básico: la destreza y la aplicación técnica requerida de un auditor para suscitar en el preclear la disposición a ser auditado y su plena participación en la sesión: es decir, estar en-sesión:

“¡Vaya!, es efectiva la auditación si están en verdad en sesión. Y, ¡vaya!, es inefectiva si no lo están. Ahora bien, qué es un Problema de Tiempo Presente sino esa actividad que está en marcha en el universo físico en este momento, que permite que la atención de un preclear esté exterior a la sesión y exterior al auditor y por consiguiente no esté en el problema de auditarse.

“Si no crees que esto sea serio, examina las gráficas de antes y después de veinticinco horas de auditación experta, excelente, profesional, en un pc que, todo el tiempo, tenía un Problema de Tiempo Presente que no fue tocado, que nunca le contó al auditor y que permaneció enmascarado y enterrado. Tienes no-cambio de gráfica, no-cambio de IQ, no-desvanecimiento de los psicosomáticos ni de nada.

“Ahora bien, eso te dice lo importante que es estar en-sesión. Muy importante, si eso puede impedir que funcione cualquier proceso que se recorra. Así que, por consiguiente, eso debe ser superior a cualquier proceso recorrido”.

De ahí, una serie de herramientas de auditor para conseguir el requisito de toda sesión: el pc dispuesto a estar ahí, dispuesto a ser auditado y dispuesto a seguir las órdenes del auditor. Pero eso distaba de ser la totalidad, pues L. Ronald Hubbard adicionalmente instruyó a esos auditores sobre un amplio abanico de nuevos avances sensacionales y descubrimientos. De hecho, hay conferencias enteras dedicadas a manejar La Roca, definida por el señor Hubbard como el núcleo de la mente reactiva. Después estaba el engrama común a todos los thetanes, el Átomo, con descripciones adicionales del señor Hubbard sobre cómo eso precedió a Los Factores. Aquí también estaba su explicación ulterior sobre el uso del E-Metro y descubrimientos cruciales sobre las reacciones de la aguja: la primera descripción de un Rock Slam, el origen de la aguja Etapa Cuatro, y la teoría exacta y los factores mecánicos de lo que iba a ser el famoso Ejercicio del E-Metro 16, Producción de Acciones de la Aguja. Todas éstas y una miríada de aplicaciones técnicas relacionadas, cada una de ellas fundamental:

  • Primer Postulado: el No-knowingness es el común denominador de no ser Clear, puesto que la solución del preclear para los problemas básicos del dolor y la inconsciencia fue el no-saberlo;
  • Clearing: la médula del clearing es el principio de que la destrucción es totalmente dependiente de la constructividad que la precedió. Abordar la constructividad por sí misma destierra la destructividad;
  • Cambio, Problemas, Ayuda, Crear y Responsabilidad: los cinco botones que se encuentran en toda aberración, que hay que abordar para hacer un Clear;
  • El Auditor: cómo el auditor es el “dios” de la línea temporal del preclear y el “invasor profesional de la intimidad”;
  • Interés del Auditor: la trama y urdimbre de la auditación depende del interés del auditor;
  • Originaciones: más preclears se salen de sesión a causa del mal manejo de originaciones que por ninguna otra causa;
  • Progreso de Caso: cómo determinarlo con escalas y tests;
  • Educación: es la educación lo que hace al OT;

El curso, con esos auditores a los que se enseñó y ejercitó hasta que incluso dormidos hubieran podido recitar los fundamentos, demostró tener tanto éxito que L. Ronald Hubbard estableció el Vigésimo ACC como el estándar para el entrenamiento profesional de auditor.

Y con las destrezas de auditor habiendo alcanzado un nuevo nivel, que resultó en que se hicieran Clears de manera rutinaria, la diseminación resultante y el alcance hacia Scientology se aceleró a unos niveles sin precedente. Desde Perth, Australia, llegaron noticias de un centenar de estudiantes en un curso introductorio; otro centenar en un curso avanzado, una docena de grupos de estudio llevados por auditores de campo, y la organización quedó inundada de llamadas telefónicas de gente interesada. Simultáneamente, Scientology: Los Fundamentos del Pensamiento se había traducido al griego, haciendo disponible el Libro Uno de Scientology a los herederos de los filósofos más grandes del mundo. Y todo eso mientras miles de ejemplares de Dianética seguían volando de las estanterías, con un cuarto de millón de ejemplares vendidos de la edición de pasta dura y con conversaciones en marcha entre las editoriales y el señor Hubbard para sacar una primera edición en cartoné para satisfacer la demanda del público. Y todavía más, las películas del Congreso del Clearing fueron enviadas en un viaje a lo largo de 27 ciudades de Estados Unidos y después de Gran Bretaña, lo que tuvo tal acogida popular que la gente viajaba desde las ciudades vecinas para asistir a las proyecciones mientras que a su vez se entrenaban en las últimas tecnologías, comenzando así el ciclo de nuevo en sus localidades.

Sin embargo, si ése era el pulso de la expansión de Scientology a lo largo del mundo conforme se aproximaba el otoño de 1958, todavía quedaba lo que iba a traer este nuevo nivel técnico. De hecho, L. Ronald Hubbard ya se estaba preparando para abordar el barco Statendamen dirección a Londres Ahí, no sólo impartiría su conferencia más renombrada de todos los tiempos en la afamada Royal Empire Society Hall, su visita marcaría la presentación de otro avance sensacional que fuera un hito: un avance que llevaría la atención de vuelta a los primeros días de Dianética.