Tercer ACC de Sudáfrica

TERCER ACC DE SUDÁFRICA
The Road to Havingness

Durante siete años y medio, aparte de todo lo demás que requería de su atención, L. Ronald Hubbard había impartido más de 1,000 conferencias de Cursos Clínicos Avanzados y de Cursos Profesionales: un conjunto de tecnología que delinea todo aspecto concebible de la mente y el espíritu y que presenta la ruta a estados superiores. Y en ese momento se embarcó en la tarea de superar la única barrera restante: resolver los más duros de los casos “duros”. Convocado inmediatamente después del Congreso Sudafricano de Anatomía, el Tercer ACC Sudafricano es donde el señor Hubbard enseñó la Escala de Pre-Havingness, una nueva escala de evaluación orientada alrededor del punto crítico del caso. Entrenados en procesos que utilizan esta escala, los auditores del ACC resolvieron sin dificultad los “más duros” de esos casos “duros”, resolviendo cada uno de ellos en cuatro semanas. Sin embargo, todo esto culminó en un desarrollo que, según palabras de Ronald: “hizo historia”: Metas y Assessment de Metas. Porque la tecnología que L. Ronald Hubbard enseñó en este último ACC no sólo inició una avalancha directa hasta Clear, sino que las Metas de SOP condujeron directamente a un nuevo y vital escalón del entrenamiento de los auditores: el inicio del legendario Curso de Instrucción Especial de Saint Hill y el logro final de El Puente que tenemos en la actualidad.

Leer Más

comprar
$200
Cantidad
Idioma
Envío Gratuito Actualmente elegible para envío gratuito.
En Existencia
Envíos dentro de 24 horas
Formato:
Disco Compacto
Conferencias:
17

MÁS SOBRE TERCER ACC DE SUDÁFRICA

Lo que hemos aprendido en el pasado se ajusta en forma más apropiada al futuro. El desarrollo de Dianética y Scientology ha sido sobre todo hacia atrás. Fue de un medio alto a un muy alto y después empezó a ir escala abajo intentando encontrar la manera de llegar más abajo, y dónde moraba la gente. Bueno, ahora estamos ahí; tenemos las maneras de llegar más abajo y sabemos dónde mora la gente. Sólo recuerden que el resto de eso se ha desarrollado todo en el pasado y que ya lo tienen. Así que no pierdan los viejos datos y digan: “Bueno, Ronald cambió de idea todo el tiempo”. No, Ronald sencillamente ha estado buscando nuevos puntos bajos y ahora los tenemos.

Encontrarán muy útiles en general los datos que se les han enseñado en este ACC. Tengo mucha confianza en que podrían seguir siendo utilizados en forma general durante mucho, mucho tiempo. – L. Ronald Hubbard

En siete años y medio, además de todo lo demás que requería su atención en términos de administración y expansión, L. Ronald Hubbard había impartido 22 ACC, lo que suma un total de 931 conferencias que delineaban cada aspecto imaginable de la mente y del espíritu y trazaban la ruta a estados más elevados. Si este logro infunde admiración por su magnitud sin precedentes, incluso mayor significación tiene lo que esas conferencias representan: un conjunto de tecnología que se alzará para siempre como una puerta a la libertad para todos los seres de la Tierra, en ésta y en toda generación venidera.

Y ahora, comenzando el 23 de enero de 1961, el señor Hubbard iba a enseñar el Tercer Curso Clínico Avanzado de Sudáfrica en Johannesburgo. El primer y único ACC que impartió en Sudáfrica fue también el último ACC que impartió. Ya que éste no sólo pone los toque finales y los signos de exclamación concluyentes de una fase completa de investigación y desarrollo, sino que marcó como un hito el punto de inicio de la siguiente.

La historia de fondo de cómo vino a Sudáfrica es la culminación de todo lo que había procurado lograr desde que lanzara el Primer Curso Clínico Avanzado en octubre de 1953. Específicamente, la tecnología de auditación para mover a cualquier caso hasta Clear, y procedimientos de entrenamiento para hacer a todos los auditores capaces de conseguir esa meta con cualquier preclear. Con el avance sensacional del Presesionamiento y de los Regímenes (Primer ACC de Saint Hill), combinados con la Sesión Modelo y un nuevo estándar de procedimiento de auditación (Vigésimo Segundo ACC Americano), los HGC de todo el mundo estaban ahora subiendo a los casos hasta Clear con regularidad y con velocidad.

Momento en que, como el señor Hubbard iba a relatar, vino la comprensión de que el siguiente obstáculo en el camino hacia un clearing amplio era cascar inicialmente los casos.

“Es algo muy peligroso que exista un conjunto incompleto de conocimientos. Y eso significa que no puedes dejar fuera un caso aquí y un caso allá y decir: ‘Bueno, estamos teniendo el porcentaje de casos y eso está muy bien’. No, eso no es suficiente. Eso no es ni siquiera la mitad de suficiente. Es algo muy pobre. Si dejas fuera a un caso le has hecho cave-in al lote entero. Así que eso es hacia lo que he estado yendo.

“Ahora bien, en coherencia con esto, cuantas más ganancias se hacen mediante llegar más abajo, más velocidad se añade al clearing”.

Y dónde mejor para descubrir el punto de lanzamiento para todo caso que en Sudáfrica, un país con un campo activo y en expansión, aunque con un conjunto único de circunstancias:

“Los casos, en Sudáfrica, eran los casos más duros del mundo, según mi propia experiencia. Habíamos tenido estos casos desperdigados por las Organizaciones Centrales y todo eso, desde hace mucho”.

Así pues, en septiembre de 1960, Ronald voló a Johannesburgo. Habiendo comprado una casa moderna con vista sobre la ciudad, se embarcó de inmediato en lo que describió como un programa de investigación a toda máquina. Con el HGC de Johannesburgo como terreno de pruebas, y bajo su supervisión, al cabo de dos meses y medio sus auditores estaban cascando todos los casos que pasaban por la puerta; en forma muy literal, por docenas. Por eso, su comentario posterior: “Nunca han visto a nadie tan gallito en la actualidad como a un auditor del HGC de Johannesburgo”.

Sin embargo, un HGC filoso como navaja no fue sino el comienzo de lo que L. Ronald Hubbard llevó a Sudáfrica. Con una promoción de boca en boca que se diseminaba como un incendio, convocó el Congreso de Anatomía de Sudáfrica ante 500 scientologists (el mayor Congreso hasta la fecha) en el que anunció un programa para hacer a todo hombre, mujer y niño en la nación todo lo capaz que podría ser, lo más rápido posible.

Y así comenzó el Tercer ACC de Sudáfrica; para entrenar a los mejores auditores del país y conseguir ese objetivo preciso. Ya que además de todo cuanto implicaba recibir de una instrucción de auditor y supervisión personalizadas del señor Hubbard, él también había hecho un avance sensacional crucial: una nueva escala de assessment orientada hacia lo que había identificado como el punto crítico de un caso:

“Lo estaba poniendo todo por escrito y así de pronto me dije, ‘Bueno, ¡caray!, eso es una Escala de Havingness. ¿Qué te parece? Ésas son las razones por las que la gente no puede tener’”.

De ahí, el desarrollo por Ronald de la Escala de Pre-Havingness, que fusionaba todo lo que había descubierto sobre los factores que impedían a un preclear estar por completo en sesión. Entrenados por Ronald en los procesos que utilizaban esta escala, aquellos auditores del ACC despacharon con facilidad a los casos “más duros”, cascando a cada uno de ellos en cuatro semanas. Todo mientras L. Ronald Hubbard enseñaba una colección de avances técnicos relacionados que proporcionaban el trasfondo y la teoría subyacente, lo que incluía:

  • Recorrido de Sudáfrica: su lanzamiento, y la historia de cómo la tecnología para manejar el factor de Ayuda constituyó el fundamento de este recorrido;
  • Cambio, Educación y Procesamiento: por qué se les llama las Tres Terapias de la Tierra y cómo el cambio y la educación se relacionan con el procesamiento;
  • Punto de Referencia: por qué un caso, para ser estable, debe tener un punto de referencia, y por qué ese punto de referencia es el tiempo presente del universo mest;
  • Diseminación: el papel de la Escala de Prehavingness como método para contactar al público nuevo;
  • Memoria: no es almacenada sino creada;
  • Creatividad: qué tiene que ver con ella el banco, y cómo la auditación inhibe la creatividad del individuo.

Y todo culminando en otro desarrollo más, uno que, en las propias palabras de Ronald, “hizo historia”: las Metas y el Assessment de Metas.De hecho, lo que eso significaba para los casos era tan monumental que dispuso que todo el personal de alrededor del mundo se auditase en Metas de SOP, sin importar su auditación anterior; sencillamente porque era ahora la ruta más rápida a Clear.

Mientras L. Ronald Hubbard lograba todo lo que se había propuesto hacer en Sudáfrica (nuevos programas de PE implementados con éxito, que iban a ser exportados a nivel internacional, una nueva oficina establecida en Ciudad del Cabo, y expansión en Durban, todo además de las ganancias técnicas) hay un final incluso mayor. Pues no sólo este último ACC desató una avalancha de Clears, sino que condujo directamente a lo que seguiría tras una Carta de Información de la HCO que el señor Hubbard publicó desde Saint Hill justo al mes siguiente:

“Con el advenimiento del Procedimiento Operativo Estándar de Metas, que ahora ha demostrado su validez para hacer Liberados o Clears de todos los casos en el Tercer ACC de Sudáfrica y en los HGC, es necesario que se dé a las personas de diversas partes del mundo una oportunidad de estudiar todos los materiales de esta tecnología y que se les instruya en especial instruidos en su uso y reciban suficiente auditación en ella bajo una supervisión cuidadosa”.

Y eso fue el heraldo de un escalón de entrenamiento de auditor enteramente nuevo: el comienzo del legendario Curso de Instrucción Especial de Saint Hill y la consecución final del Puente que tenemos hoy en día.