Quinto ACC Americano

QUINTO ACC AMERICANO
Unlocking Universes

Si cada ACC anterior señaló un avance que representa un hito: exteriorización, livingness, beingness, lo que se desplegó en el Quinto ACC Americano fue igual de significativo. Se relacionó con los universos, o como lo explicó L. Ronald Hubbard: “Es mejor, mucho mejor para el individuo concentrarse en su propio universo, que concentrarse en el universo mest. Pero ésta, en sí misma, no es la respuesta final. Se alcanza un equilibrio entre los tres universos y una certeza sobre estos universos”. El creador de un universo es el “dios” de ese universo, y alguien que entra en el universo de otro está sujeto a sus postulados y leyes, un predicamento que afecta a la mayoría de los preclears. Estos descubrimientos produjeron un arsenal de tecnología: El Procedimiento de los Cursos Avanzados, para alcanzar la meta primaria de la auditación de que el preclear cambie de opinión, SOP 8-D, que incluye una técnica para separar universos entrelazados, y Línea Directa de Punto de Vista y Línea Directa de Ser, Hacer y Tener para hacer posible que el preclear tolere cualquier punto de vista en cualquier universo. Durante el principio hasta el fin, el señor Hubbard enfatizó los fundamentos, proporcionando descripciones de tiempo, espacio, engramas, facsímiles y el estático, incluyendo toda una conferencia sobre la forma de auditar Autoanálisis. Por lo tanto, aquí tenemos la clave para abrir los secretos de los universos y hacer que los postulados se hagan realidad.

Leer Más

comprar
$375
Cantidad
Idioma
Envío Gratuito Actualmente elegible para envío gratuito.
En Existencia
Envíos dentro de 24 horas
Formato:
Disco Compacto
Conferencias:
33

MÁS SOBRE QUINTO ACC AMERICANO

Tu primera tarea es encontrar la mente del preclear. Si quieres hacer que sus postulados sean efectivos sobre él, sin duda más te vale tenerle en una condición en la que esté en el universo en el que sus postulados son efectivos. – L. Ronald Hubbard

Tras la exitosa terminación de los primeros cuatro Cursos Clínicos Avanzados, estaban llegando ganancias a raudales desde el campo en una corriente cada vez más amplia. Un preclear parcialmente sordo recuperó su oído al cabo de sólo unas pocas órdenes de auditación. Una mujer que no podía andar por un pie gravemente herido, a la que el médico había pronosticado seis semanas de recuperación, en vez de eso buscó un auditor y dos días más tarde salió a la calle andando a paso ligero rumbo a la peluquería. También estaba la dueña de una tienda, incapacitada por migrañas, catarros, fiebre y una miríada de otros achaques, que estaba a punto de cerrar su negocio cuando entró un cliente. Cuarenta minutos después, había vuelto a abrir y estaba hablando por teléfono arreglando negocios... sencillamente lo que ocurrió fue que su cliente era un graduado del ACC.

Así que cuando el 29 de marzo de 1954, L. Ronald Hubbard llegó al número 616 de la calle North 3rd, en Phoenix, para comenzar la entrega del Quinto Curso Clínico Avanzado Americano, un grupo selecto de auditores estaban allí aguardando. Sus expectativas pronto se hicieron realidad. Porque si cada uno de los anteriores ACC había estado marcado por otro avance más que constituía un hito, exteriorización, livingness, beingness, lo que ahora se iba a revelar de ninguna manera era menos significativo. Específicamente el tema de Universos.

Y mientras que la definición del señor Hubbard de un universo como “un sistema completo de cosas creadas” era muy atinada, ahora había cruzado el umbral de un nuevo avance sensacional, desarrollando y sistematizando técnicas de auditación que se dirigían a la capacidad del preclear para observar directamente todos los tres universos: el suyo propio, el de su prójimo, y el universo físico. Como lo expuso:

“Una continua fijación y dependencia de un único universo, mientras se ignoran los otros dos universos, conduce a la oscuridad, a la desesperación, al nothingness. No hay nada de malo con el universo físico. Uno no debería dejar de observar el universo físico, pero uno de ninguna manera debería concentrarse en él de tal modo que sólo pueda ‘estar de acuerdo’ con él y con sus leyes. Tiene sus propias leyes. Es mejor, mucho mejor que el individuo se concentre en su propio universo, a que se concentre en el universo mest. Pero ésta, en sí misma, no es la respuesta final. Se alcanza un equilibrio entre los tres universos y una certeza sobre estos universos.”

Como los auditores del Quinto ACC iban a descubrir muy pronto, lo que L. Ronald Hubbard les estaba impartiendo representó un formidable avance sensacional en su capacidad para cascar casos. Pues como reveló: el creador de un universo es el “dios” de ese universo, y alguien que entra en el universo de otro está sujeto a sus postulados y leyes. Y ahí es exactamente donde se iba a encontrar la mayoría de sus preclears: en los universos de otros.

Por eso, el señor Hubbard instruyó a los auditores en un arsenal de técnicas con las que los preclears no sólo podían recuperar su dominio en sus propios universos, sino ganar la amplitud de comprensión y la amplitud de consciencia que resulta de la certeza en todos los tres universos:

  • Procedimiento de Curso Avanzado: un conjunto de procesos diseñados para lograr una meta primaria en la auditación: conseguir que el preclear cambie de opinión;
  • Procedimiento Operativo Estándar 8-D (SOP 8-D): incluyendo una técnica para separar universos entretejidos y entrelazados;
  • Línea Directa de Punto de Vista y Línea Directa de Ser, Hacer, Tener: procesos que capacitan a un preclear para tolerar cualquier punto de vista, en cualquier universo.

A pesar de la naturaleza avanzada de estos procedimientos, L. Ronald Hubbard subrayó los fundamentos requeridos para asegurar su efectividad, con conferencias que describen:

  • Definiciones Básicas de Scientology: descripciones completas de tiempo, espacio, engramas, facsímiles y el estático;
  • Presencia de Auditor: el beingness de un auditor y cómo adquirirlo;
  • Autoanálisis: una conferencia entera, “Evolución y Uso de Autoanálisis”, sobre cómo auditar los procesos del libro; así como el papel de la penúltima lista para liberar una aguja constantemente atorada.
  • Éxito y Fracaso de un Caso: cómo asegurar que las órdenes del auditor tengan más peso que las órdenes de los engramas del pc;
  • Espacio: cuando se audita un caso arduo que se rehúsa a ponerse bien, el espacio del pc tiene que resolverse antes de que se puedan abordar sus postulados.

Con los resultados espectaculares de estos avances técnicos, la expansión (para llevarlos a otras personas) llegó a ser una prioridad fundamental. Por ello, a pesar de su rigurosa agenda de conferencias y la senda de investigación que estaba al rojo vivo, el señor Hubbard llevó a la diseminación a un nivel estruendoso, con libros que se distribuyeron por miles, actividades de campo que surgían desde Auckland a Boston, y con una publicidad de boca en boca que iba en aumento cada día a partir de las incontables historias de vidas que cambiaron a mejor.

Y si ése era el lema en el frente organizativo, también estaba yendo directamente al público en general. Pues a pesar de la apretada agenda, y entre conferencias, fue durante el Quinto ACC que el señor Hubbard pronunció una serie de anuncios de radio de 15 minutos sobre los fundamentos de Scientology. Por ejemplo: su perenne clásico: “¿Es Posible ser Feliz?”, se sacó al aire originalmente como una de esa memorable serie de charlas. Hoy aparece como el primer capítulo de Scientology: Un Nuevo Punto de Vista sobre la Vida, un testimonio de los perdurables efectos de los desarrollos técnicos de L. Ronald Hubbard para fijar el futuro rumbo de la diseminación.