Congreso de la Capacidad

CONGRESO DE LA CAPACIDAD

Recibió a los asistentes con una nota escrita a mano: “¡Hola, Congreso! Ni ustedes ni el campo jamás volverán a ser iguales después de éste”. Y ni ellos ni el resto de Scientology lo fueron jamás.Como remate a un año de avances sensacionales, con procesos para llegar a cada caso y ejercicios de entrenamiento que revolucionaron la auditación, L. Ronald Hubbard estaba a punto de presentar los medios para lograr una nueva civilización: un mundo basado en ti.Todo provino del descubrimiento de que “La aberrada Tercera Dinámica es la suma de las irresponsabilidades de la Primera Dinámica. Un grupo demente es el que está formado por los débiles para protegerlos de los fuertes. Un grupo cuerdo es una expresión de comunicación de aquellos que podrían, cada uno, mantenerse por sí solos”. Y así llegó la innovadora tecnología del señor Hubbard tanto sobre la importancia de los grupos como sobre los medios para crear verdaderas Terceras Dinámicas. A continuación, proporcionó un programa tras otro con acciones paso a paso cuyo objetivo expreso era impulsar a otros en torno a una causa a favor de la supervivencia. En cuanto a ese mundo basado en ti, aquí tenemos el descubrimiento dramático de la verdadera naturaleza de los cuadros de imagen mental; un avance sensacional de tal importancia que dijo que debería escribirse en una hoja de papel dorado. Después de todo, abrió las puertas al descubrimiento de la capacidad que siempre has tenido por miles de millones de años. Éste es también el congreso en el que L. Ronald Hubbard puso a Scientology, en general, un metro detrás de la cabeza de la sociedad.

Leer Más

comprar
$150
Cantidad
Idioma
Envío Gratuito Actualmente elegible para envío gratuito.
En Existencia
Envíos dentro de 24 horas
Formato:
Disco Compacto
Conferencias:
9

MÁS SOBRE CONGRESO DE LA CAPACIDAD

Si quieres saber tu papel en una nueva era atómica, ¡asiste!

Este es el Congreso más importante que jamás hayamos celebrado. Fecharás tu futuro desde este Congreso.– L. Ronald Hubbard

Y aunque nadie dudara realmente de la veracidad de ese anuncio en el invierno de 1957, casi nadie podría haber predicho lo que la historia ha demostrado desde entonces. Porque con todo lo que Scientology representa hoy, como fuerza poderosa para la supervivencia planetaria, todo comenzó en el Congreso de la Capacidad.

Lo cual no significa que L. Ronald Hubbard no supiera exactamente lo que estaba iniciando para el futuro. De hecho, su anuncio no fue sino el último de una serie que se habían estado presentando durante meses, que muy especialmente incluía un artículo titulado: “Por Qué Deberías Venir a un Congreso”. Porque si bien estos habían servido durante mucho tiempo como oportunidad para que los scientologists escucharan y conocieran al señor Hubbard , sus nuevos descubrimientos habían arrojado toda una nueva luz sobre la importancia de la Tercera Dinámica en general, como escribiera en un artículo de ese Congreso:

“La aberrada Tercera Dinámica es la suma de las irresponsabilidades de la Primera Dinámica. Un grupo demente es el que está formado por los débiles para protegerlos de los fuertes. Un grupo cuerdo es una expresión de comunicación de aquellos que podrían, cada uno, mantenerse por sí solos”.

Y eso fue sólo una ojeada a lo que estaba a punto de revelar. Porque como describió adicionalmente, estos avances sensacionales habían analizado en detalle los fracasos de los gobiernos y de la política, en general, proporcionando los medios para crear una nueva civilización:

“Es una idea para un mundo basado en ti, no una estructura política”.

Y por intemporales que fueran esos sensacionales avances, para apreciar toda su magnitud se deben considerar los sucesos de ese día y esa frase: “Tu papel en una nueva era atómica”. Las naciones de la Tierra habían entrado en una nueva era de avances tecnológicos. Un buen ejemplo: el 4 de octubre de 1957, la Unión Soviética había lanzado el Sputnik, el primer satélite hecho por el hombre que orbitara la Tierra con éxito.

La Tierra había entrado oficialmente en la era espacial, tras lo cual, el señor Hubbard dio la perspectiva de la línea temporal completa:

“La Ópera Espacial ha llegado de nuevo a un planeta en que vivimos. Antes siempre significó la destrucción.

Quizás, esta vez, debido a nuestros esfuerzos, pueda existir un mundo humanitario”.

Y aunque sólo los scientologists podrían haber apreciado el asunto en términos del drama épico de la línea temporal completa, la preocupación subyacente por la “destrucción” no se le escapó a nadie. Fue, después de todo, en medio de la Guerra Fría: una guerra ideológica que decía, por una parte, que “el individuo no es nada” (comunismo), y que por la otra proclamaba que no había nada mejor que la “libertad individual” (democracia). Todo lo cual explica por qué ese primer satélite comunista hizo perder la calma a toda una nación, Estados Unidos, agravando aún más las tensiones mundiales.

Sin embargo, directamente como respuesta a las fuerzas destructivas planetarias, había estado ocurriendo un avance tecnológico mucho mayor en el frente de Scientology. La investigación del señor Hubbard sobre la radiación había resultado en nuevos procesos (CCH) para cascar cualquier caso los cuales a su vez habían resultado en nuevos ejercicios de entrenamiento (TR) que revolucionaron la auditación.

Tras su anuncio en el Congreso de la Libertad, se puso a trabajar entrenando a los auditores en el Décimo Octavo Curso Clínico Avanzado Americano para llevarlo a todas partes. Más centrado en esto, marcó el fin de una era de búsqueda de respuestas que habrían de socavar el estado actual del hombre:

“Le dije al Décimo Octavo ACC: 'Ya terminé de investigar hacia el sur. Todas las futuras investigaciones del HGC consistirán en ir al norte'. Fui hacia el norte con más rapidez de lo que había pensado que lo haría. Ahora he enseñado a los auditores en Washington y a los instructores de la Academia cómo ir todo el camino al norte”.

Combina todo esto, y eso fue lo que trajo el señor Hubbard a este congreso. Un avance sensacional respecto a los cuadros de imagen mental, tan importante que el señor Hubbard dijo que debería escribirse en papel dorado. Lo cual, a su vez, abrió las puertas al Procedimiento de Clear.Y todo ello contenido en esa palabra, Capacidad, y los medios para la supervivencia de la Tercera Dinámica.Desde las consignas de propósito y responsabilidad, hasta un programa tras otro dirigidos expresamente a impulsar a otros en torno a una causa, y desde el legendario anuncio de la anatomía del Control, Comenzar, Cambiar y Parar, hasta la propia definición de Thetán Operante, todo está contenido aquí.

¿Y en cuanto a ese Sputnik? Cuando abrió el Congreso de la Capacidad el 29 de diciembre ante una concurrencia sin precedente en el famoso hotel Shoreham, lo hizo lanzando su propio “Ffftnik” que, subiendo con un chisporroteo hasta lo más alto del escenario, explotó según lo planeado con una lluvia de pelotas de ping-pong. La diversión estaba garantizada. Después de todo, ese fue el punto de vista desde el cual ahora L. Ronald Hubbard había situado a Scientology: un metro por detrás de la cabeza de la sociedad.