Congreso de Manos Limpias

CONGRESO DE MANOS LIMPIAS

Había pasado un año desde su último congreso, y en ese tiempo había ocurrido algo nuevo, algo verdaderamente innovador. Porque cuando el señor Hubbard anunció: “Tienes un nuevo horizonte, un nuevo futuro”, en realidad se refería al desarrollo de la auditación moderna que llevó a la Tabla de Grados en sí. Pues así como había revolucionado el entrenamiento de auditor con los ejercicios de entrenamiento (TR), ahora había desarrollado un E-Metro totalmente nuevo y había sistematizado su uso en la auditación. Y todo eso sólo era parte de algo mucho mayor que había iniciado: ¡El Curso de Instrucción Especial de Saint Hill!Además, dejó muy claro que también sería un nuevo tipo de congreso: “Porque en este congreso no voy a andarme con miramientos con ustedes en absoluto”. Y no los tuvo. Porque fue aquí donde anunció su descubrimiento de la Masa de Problema de Metas (GPM): “Son masas de energía mental, podrías decir, quemadas hasta el último resto, y nadie puede librarse de las cenizas”. Y ése es sólo el principio de lo que él revela sobre la GPM, que se remonta a 200 billones de años, en estas, las únicas conferencias al público que alguna vez se dieron sobre el tema, fuera del Curso de Instrucción. Además, eso es lo que este descubrimiento reveló en lo relacionado al progreso de casos de todo nivel. En realidad, como L. Ronald Hubbard también revela, tuvo mucho que ver con el desarrollo del E-Metro. En una palabra, el tema es: Ocultaciones. Y cuando descubres lo que le hacen a tu banco, cómo afectan tu alcance, y de hecho tu beingness mismo, lo pensarás dos veces antes de quedarte con una ocultación. También comprenderás por qué este es el Congreso de Manos Limpias y la ruta hacia arriba y hacia delante a la libertad.

Leer Más

comprar
$150
Cantidad
Idioma
Envío Gratuito Actualmente elegible para envío gratuito.
En Existencia
Envíos dentro de 24 horas
Formato:
Disco Compacto
Conferencias:
9

MÁS SOBRE CONGRESO DE MANOS LIMPIAS

El camino al Infierno; el hombre es muy bueno pintando horribles letreros que señalan su curso y camino.

El camino al Cielo; al hombre se le envía a menudo, pero nunca ha llegado todavía; más bien encontró el “otro lugar”.

Pero ahora se ha abierto un camino que es ancho y espacioso: en Scientology.

La Verificación del E-Metro y la Verificación de Procesos, cuando los llevan a cabo auditores que son diestros, pueden abrir el torrente de las transgresiones y liberar una cascada hasta que el Infierno se agote.

Y el día, una vez más, tendrá una gota de rocío sobre la rosa de la mañana”.– L. Ronald Hubbard

“Las Manos Limpias Suponen una Vida Feliz”, escribió el señor Hubbard en el otoño de 1961. Y como pronto aprenderían los asistentes, lo que hacía esas manos limpias era el E-Metro.

Además, aunque siempre anunciaba en los congresos de Scientology desarrollos que suponían hitos, el que programó esta vez generó un nivel de expectativa sin precedentes. Los anuncios en las organizaciones no sólo lo promovían, sino que insistían en que se asistiera: “Queremos que cada scientologist del país asista a este congreso: ¡así de importante es!”

Celebrado en el hotel Mayflower de Washington, D. C., del 30 de diciembre de 1961 al 1 de enero de 1962, fue un Congreso que significó mucho más que un año nuevo; era un horizonte totalmente nuevo, un nuevo futuro para Scientology:

“Probablemente tengo las mejores noticias para ustedes que nunca haya dado en un Congreso”.

Y sin embargo, con esas palabras iniciales de introducción, pronto estuvo claro que era también un nuevo tipo de Congreso:

“Porque en este congreso no voy a andarme con miramientos con ustedes en absoluto”.

La historia realmente había comenzado siete meses antes, el 7 de mayo de 1961, para ser precisos. Fue un día que cambiaría para siempre la faz de Scientology, desde la forma misma en la que se entrenaba a los auditores, a la conducción de una sesión de auditación y la estructura del propio Puente. Porque fue el día en que comenzó el Curso de Instrucción Especial de Saint Hill (SHSBC).

Si bien la tecnología había avanzado de manera constante, año tras año, no era nada en comparación con la precisión que ahora adquiriría. La primera revolución en el entrenamiento de los auditores fue necesaria debido a un nuevo tipo de procesamiento que requería un mayor nivel de destreza. Así llegó el desarrollo de los ejercicios de entrenamiento (TR). Pero no importa lo avanzados que fueran esos procesos anteriores para alcanzar a cualquier caso, no eran ni siquiera comparables con lo que el señor Hubbard estaba abordando ahora con el Procesamiento de Metas: abarcando el Ser, Hacer y Tener de un thetán. Y lo que esa auditación requería era algo diferente, como explicó en esa primera conferencia del Curso de Instrucción Especial:

“Ahora bien, el hecho total del clearing hoy en día depende de este E-Metro. Si puedes leer este E-Metro bien puedes llevar a Clear a la gente y si no puedes leer este E-Metro bien, sin duda no puedes hacerlo. Esto es todo lo que hay”.

Por eso es también por lo que, como primer paso, desarrolló un E-Metro totalmente nuevo, construido según sus especificaciones exactas y bajo su supervisión directa. Después de varios prototipos (Mark I, II, III), obtuvo el primer E-Metro verdaderamente funcional y de precisión, el Hubbard Mark IV.A continuación, tomando todo lo que había aprendido en los últimos diez años, escribió el primer libro acerca del manejo del E-Metro y la explicación de sus diferentes reacciones, Lo esencial del E-Metro.Pero no importa lo extraordinario que fuera el avance de ese E-Metro, había una historia aún mayor que se relacionaba con lo que L. Ronald Hubbard ya había descubierto a través de su uso:

“Y un estudio muy exhaustivo de esta cosa ha presentado algunos de los datos más notables que se hayan presentado jamás en Scientology, y es la existencia y exploración de la Masa de Problema de Metas. Son masas de energía mental, podrías decir, quemadas hasta el último resto, y nadie puede librarse de las cenizas”.

Y ese descubrimiento abarcó también la definición, la anatomía y la construcción de la Masa de Problema de Metas (GPM), en la única conferencia pública sobre el tema dada alguna vez fuera del Curso de Instrucción Especial de Saint Hill.

Y ahí radica la esencia de este Congreso. Porque si bien el descubrimiento de la GPM ocuparía años de investigación continua (conduciendo al desarrollo del Curso de Clearing), lo que reveló a su vez fue algo que impactó cada nivel de procesamiento y de entrenamiento de auditores: Ocultaciones.

Y ahí radicaba la respuesta a las Manos Limpias, y por qué este congreso en última instancia significaba la eternidad misma:

“No tiene nada que ver con los principios morales.

“Tiene todo que ver con dirección hacia arriba y hacia delante, y con la libertad.

“Si simplemente puedes ser lo bastante valiente como para ser lo bastante bueno para lograr hacer el trabajo, serás libre”.